Camiseta reciclada bayern munich


Ferny Hole El empate lo marcó Juanfran en el minuto 87, tras una jugada de estrategia en un córner. Un tremendo error defensivo del Atlético permitió a Diouf empatar en el minuto 81, controlando un balón con el pecho dentro del área y mandando una volea pegada al palo. El remate fue malo y flojo, pero se coló botando en el área y la cazó Benatia que, solo ante el portero, le pegó de mala manera y consiguió meterla a trancas y barrancas ante la pasividad de Courtois. El tercero, en el 53, fue una delicia de Adrián que, tras ganar en carrera a toda la defensa, con un asombroso cambio de ritmo, define cruzado pegadita al palo. El Udinese, segundo clasificado con ocho puntos, se jugaría la clasificación con el Celtic, tercero, que sumaba cinco. Los colchoneros mantenían su clasificación para dieciseisavos, segundos con cuatro puntos, a solo dos de Rennes y Celtic, que habían empatado en Francia. Con este resultado, el Atlético volvía a ser líder con 7 puntos, los mismos que el Udinese, segundo clasificado por el goalaverage particular entre ambos equipos.

fullsizeoutput_a60 En total, los anglosajones conquistaron veintidós títulos europeos de sesenta y uno posibles, o lo que es lo mismo, un 36 % de ellos. Al equipo ganador de la Liga de Campeones, se le otorgará el privilegio de defender su título en el caso de que no se hubiesen clasificado para la competición en función de su posición en la liga doméstica. 3-0, y tercer título europeo en dos años. 2016-2017 – Campeón de Inglaterra (6º título). ↑ «Chelsea campeón de la UEFA Europa League: 5 protagonistas de la final ante el Arsenal en Bakú». Sin embargo, el Celtic de Glasgow presentó un recurso ante la UEFA por alineación indebida del Sion durante la eliminatoria de play-offs que los había dejado fuera. Celtic de Glasgow. En el minuto 30, Arda Turan cazó en la frontal un despeje tras el saque de un córner y la empalmó con fuerza entre una maraña de jugadores.

Free photo brazil vs france match El primer gol lo marcó Adrián en el minuto 24, tras un gran pase de Arda Turan que no pudo definir él mismo porque el balón se le quedó atrás en un control. Arda Turan condujo hasta la línea de fondo, vio a su compañero y puso un pase atrás que Diego remató desde la frontal del área pequeña. En el minuto 31, un balón dentro del área golpeó el brazo de Domínguez y el árbitro señaló penalti. El primer gol, en el minuto 7, fue una maravilla de Falcao, que en la esquina del área se deshizo de su marcador con un elétrico recorte y mando un suave disparo con rosca a la escuadra contraria. Y el cuarto, de nuevo Falcao, en el minuto 77, corre hacia el portero en busca del mano a mano pero, cuando la defensa se le echa encima, recorta, se va hacia dentro y, desde la frontal lanza un poderosísimo disparo que se estrella en la escuadra antes de entrar en la portería. El primer gol lo marcó Salvio en el minuto 24, que recibió un balón largo mientras corría la banda derecha, con un excelente control lo dejó pinchado, se deshizo de un defensa y, en el mano a mano con el portero, consiguió batirlo a pesar de que el guardamenta alcanzó a rozar el balón con la punta de los dedos.

Los equipos que le tocaron en suerte fueron Udinese Calcio, Stade Rennais FC y FC Sion. En el minuto 93, con el Atlético completamente volcado al ataque, Floro Flores culminó un contragolpe del Udinese para hacer el 2-0. Este resultado fue un jarro de agua fría, por las expectativas creadas a lo largo del encuentro, en el que el Atlético había sido muy superior, y también por la falta de gol, que ya se prolongaba tres partidos consecutivos. Sin embargo, Àxel Torres defendía la teoría de que el gol es del último jugador que toca el balón, concretamente Thomas Müller. Adrián devolvió las tablas al marcador en el minuto 25, rematando en boca de gol un pase de cabeza de Falcao, que venía de un sensacional centro de Juanfran desde la línea de fondo. Con esta derrota, el Atlético perdía el liderato en favor del Udinese, que se colocaba primero con siete puntos. El club logró imponer la marca de 64 juegos consecutivos sin derrota, destronando el récord del Liverpool impuesto entre 1978 y 1981. Sin embargo, el inicio de temporada no fue tan fuerte como los dos años anteriores.